La Universidad de Chile

Historia de la Universidad de Chile

La Universidad de Chile es la institución de educación superior más antigua del país (data de 1842) y una de las de mayor prestigio y tradición de Latinoamérica, como lo prueban múltiples reconocimientos nacionales e internacionales.

Los orígenes de la Universidad de Chile se encuentran en las primeras universidades conventuales que se fundan en el país durante el siglo XVII, en el período colonial, y que reciben autorización real y pontificia para otorgar títulos de bachiller, licenciado, maestro y doctor en filosofía y teología. Más tarde, en 1738, se crea una universidad real, docente y de claustro, a la que se llama de San Felipe, en honor del rey Felipe V, con Facultades de leyes, teología, medicina y matemáticas. Con motivo de la Independencia del Imperio español, esta institución se adapta progresivamente a las nuevas circunstancias de la vida republicana y pasa a llamarse Universidad del Estado de Chile, luego de la República de Chile, y finalmente, Universidad de Chile. En 1842 se dicta una ley orgánica de acuerdo a la cual la Universidad de Chile recibe la función de superintendencia de todos los niveles de la enseñanza del país. Asimismo, se le encarga propagar la afición por los estudios superiores, promover la investigación y la divulgación científica y literaria y servir de auxiliar a los trabajos de las diversas dependencias de la administración del Estado. Cinco Facultades académicas forman entonces la universidad: Humanidades y Filosofía, Ciencias Matemáticas y Físicas, Leyes y Ciencias Políticas, Medicina, y Teología. Estas Facultades tenían una función eminentemente científica, puesto que la labor docente de la Universidad quedaba radicada en el Instituto Nacional, fundado en 1811. El 9 de enero de 1879 se dictó un nuevo estatuto que transformó a la Universidad en una institución de finalidad docente.

En 1931 se dicta una nueva ley orgánica que consagra la doble función científica y docente de la Universidad. A partir de entonces, y durante treinta años, se mantiene un crecimiento sostenido de la Corporación. Crece el número de sus Facultades e Institutos, de sus centros de investigación y de sus carreras y programas académicos. Las actividades de extensión reciben también un fuerte impulso, creándose la Orquesta Sinfónica de Chile y el Teatro Experimental de la Universidad, en 1941; el Museo de Arte Popular Americano, en 1943; el Coro Universitario y el Ballet Nacional, en 1945, y el Museo de Arte Contemporáneo, en 1947. Asimismo, se inicia la radiotelefonía universitaria, y se realizan las Escuelas Internacionales de Temporada, que atraen a profesores y estudiantes de todo el continente y llevan los contenidos de la ciencia y la cultura al gran público. La realización de escuelas de temporada en provincia es el primer paso para la fundación de los centros universitarios regionales, que luego se convierten en las distintas sedes que llega a tener la Universidad en las principales ciudades del país. De estas sedes derivarán, más tarde, diversas universidades autónomas.

Junto con formar profesionales y graduados, la Universidad de Chile ha cumplido a lo largo de su historia una labor de primera importancia a nivel nacional, a la vez que se ha constituido en uno de los principales centros de creación científica y artística y de irradiación cultural de América Latina. La primera de las grandes tareas que emprende fue la organización de un sistema nacional de educación, en el siglo XIX. En el siglo XX contribuye decisivamente a ampliar a todo el país la cobertura de la atención primaria en salud, a superar el problema de la desnutrición infantil, a la construcción de grandes obras de infraestructura productiva y energética, al estudio de los materiales de construcción y al desarrollo de la ingeniería sismorresistente, con lo que se aminoran en gran medida los efectos de los terremotos, y al desarrollo productivo exportador, especialmente en las áreas silvoagropecuarias y minera, entre otras grandes tareas. En lo internacional, es reconocida su acción en prácticamente todas las áreas.

En la Universidad de Chile han sido formados la mayoría de los Presidentes de la República, con una nómina que incluye a Manuel Montt Torres, Federico Errázuriz Zañartu, Domingo Santa María, Federico Errázuriz Echaurren, Germán Riesco, Pedro Montt, Ramón Barros Luco, Juan Luis Sanfuentes, Arturo Alessandri Palma, Emiliano Figueroa, Juan Esteban Montero, Pedro Aguirre Cerda, Gabriel González Videla, Jorge Alessandri Rodríguez, Salvador Allende Gossens, Patricio Aylwin Azócar, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Ricardo Lagos Escobar y Michelle Bachelet Jeria. La mayor parte de los ganadores de premios nacionales en las menciones de ciencias, humanidades, y artes son ex alumnos de esta casa de estudios (142 Premios Nacionales, que representan el 83% del total), a la vez que Pablo Neruda (1971), receptor del Premio Nobel de Literatura, fue miembro de la Universidad.

Desde una perspectiva de regulación externa de la calidad, la Universidad participó en la primera experiencia voluntaria de acreditación institucional en Chile (año 2004), habiendo sido acreditada por la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado, CNAP, en todas las áreas consideradas (gestión estratégica, docencia de pregrado, investigación y creación, docencia de postgrado, vinculación con el medio e infraestructura) y por el máximo período considerado para estos efectos por el organismo citado (siete años). Durante el año 2011 la Universidad se sometió a un segundo proceso de acreditación ante la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), manteniendo los siete años en todas las áreas consideradas.

Compartir:
http://uchile.cl/i110019
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: