Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Compartir noticia:

Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas

¿Es posible prevenir el impacto de futuros episodios de Marea Roja?

La iniciativa es integrada por investigadores del CeBiB y del CMM.

La iniciativa es integrada por investigadores del CeBiB y del CMM.

Profesor Carlos Conca investigador del CMM.

Profesor Carlos Conca investigador del CMM.

Investigadores del Centro de Biotecnología y Bioingeniería (CeBiB), del Centro de Modelamiento Matemático (ambos de la U. de Chile), científicos del centro i-Mar de la U. de Los Lagos y del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), conformaron un equipo multidisciplinario que busca analizar la viabilidad de un modelo biológico-matemático que permita entender la dinámica de los episodios de Marea Roja y disponer de una herramienta para predecir la evolución de tales eventos.

FCFM

Un equipo multidisciplinario que agrupa a ecólogos, biólogos marinos y matemáticos, entre otros expertos, se formó hace unos meses con el objetivo de desarrollar un modelo matemático que permita entender la dinámica de los episodios de Marea Roja y disponer de una herramienta computacional para predecir la evolución de tales eventos.

La iniciativa es integrada por investigadores del Centro de Biotecnología y Bioingeniería (CeBiB), del Centro de Modelamiento Matemático (ambos en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile y con financiamiento del Programa de Investigación Asociativa de CONICYT), científicos del centro i-Mar de la U. de Los Lagos y del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) en Puerto Montt.

El equipo abordará una de las interrogantes más difíciles en torno a las floraciones algales nocivas: ¿Es posible prever su surgimiento? Alejandro Buschmann, investigador titular del CeBiB y del centro i-Mar de la U. de Los Lagos, señala que, “si bien es tan complejo de predecir como el clima, es posible. Se requiere un sistema de boyas oceanográficas con el fin demonitorear el ambiente marino y detectar los cambios en la temperatura, la luz, las corrientes y los nutrientes en el agua. Utilizando modelos matemáticos podría analizarse la posibilidad de predecir estos fenómenos y probarlos en el tiempo. Ahora, esto requiere inversión y luego fondos para mantener esta red operativa”.

El desarrollo de este potencial modelo es descrito por Carlos Conca, Premio Nacional de Ciencias, investigador del CeBiB y del Centro de Modelamiento Matemático, como un desafío mayor: “Como primera precaución sobre el tema, debemos tener claro que esta es una investigación que acaba de comenzar y que aborda un fenómeno sumamente complejo, involucrando muchas variables físicas y biológicas. En particular, es un desafío mayor, no sólo predecir un episodio de floración, sino también su evolución”.

Sistema de observación: componente esencial

Conca coincide con Buschmann respecto de que estamos enfrentados a un problema con un grado de complejidad similar a la predicción meteorológica: “Hace 40 años, esta última era casi imposible. Hoy, gracias a modelos matemáticos, suimplementación computacional y la enorme masa de observaciones y datos disponibles, las predicciones son confiables a escala de horas. Esto fue posible no sólo gracias al trabajo matemático realizado en los modelos y su aplicación informática, sino también al desarrollo de redes de adquisición de observaciones: satélites, estaciones meteorológicas, etc.”

Los datos –entendidos como mediciones u observaciones- son un componente esencial de un potencial modelo, afirman los investigadores.

Daniel Varela, ecólogo, Director del centro i-Mar e investigador de CeBiB, señala que el registro de datos se ha realizado en otras partes del mundo, aunque con distinto grado de éxito: “En Estados Unidos, por ejemplo, en la costa atlántica, desarrollaron un sistema bastante bueno y cercano a la realidad, y con él lograron contar con estrategias predictivas“.

Los florecimientos algales nocivos son fenómenos recurrentes: han ocurrido cada cierto número de años y se ha visto que se han ido desplazando desde la zona austral llegando a la costa de la Región de Los Lagos. “Como esta zona es más habitada, el impacto del fenómeno ha sido mucho más fuerte”, señala Buschmann.

¿Es posible la prevención?

“Además de ver cómo enfrentar la contingencia del momento, es claro que el país debe invertir en un sistema de prevenciónmirando hacia el futuro: es urgente invertir en un estudio del estado de nitrificación de las cuencas que cruzan nuestras zonas urbanas, ganaderas y agrícolas”, agrega Buschmann. Con ello -indica- podríamos saber cuál es el estado actual de la calidad de aguas en zonas costeras del sur de Chile: “Hoy no tenemos esta información y me parece muy necesario que sea abordada. Creo que debemos evidenciar cómo las actividades humanas están afectando nuestros ecosistemas acuáticos y marinos”.

Por otra parte, agrega, debemos comprender cómo ciertos fenómenos asociados al cambio climático (cambios en los regímenes de temperatura y luz) y de acidificación pueden también comprometer la calidad de nuestras aguas y elimpacto potencial que tendrá sobre las actividades pesqueras y acuícolas.

Sin las observaciones que generen datos constantes, afirma Carlos Conca, los modelos matemáticos son sólo juguetes de niños. “Estos modelos sólo adquieren una real capacidad de predicción cuando son alimentados con una masa, cualitativa y cuantitativamente sustancial de datos”, afirman Marc Dambrine y Bénédicte Puig, matemáticos franceses que están en el equipo trabajando en el proyecto.

En el caso de la Marea Roja, explica Conca, es muy importante conocer los parámetros relacionados con el mar(temperatura, salinidad, luz, concentración de oxígeno, velocidad del viento, entre otros) y los parámetros biológicos asociados con Alexandrium catanella (concentración de nutrientes, de células formadoras de gametos, etc), la especie de microalga más conocida por sus impactos nocivos. “En estos momentos sólo disponemos de datos parciales, además, provenientes del extranjero, de una variedad de catanella que florece en el Golfo de Maine, Nueva Inglaterra (EEUU)”, explica el matemático.

Conca enfatiza en que “sin el desarrollo de redes de monitoreo y de adquisición de datos, este trabajo puede permanecer en el ámbito académico: habrá artículos e informes, tesis, pero no será de utilidad directa a corto plazo para la sociedad. Este planteamiento es un requerimiento que se dirige a quienes toman decisiones”, concluye.

Comunicaciones CeBiB

Martes 10 de mayo de 2016

Compartir:
http://uchile.cl/i121407
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: